Historia y Cultura

Mesopotámia: Reseña histórica de los Acadios. Costumbres y asentamientos. Migraciones y conquistas.

Acadios

Provenientes del desierto sirio, tribus semíticas nómades descendieron por el Eufrates hasta alcanzar las florecientes tierras de Summer en las que señoreaba la dinastía de Lugalzagesi. Aprovechando esta situación, el primer copero del rey de Kish destronó a su soberano (2350 a.C. aproximadamente) y apoyado por los recientemente establecidos semitas fundó una nueva ciudad, Agadé o Akkad, lanzándose a la conquista del país y fundando un imperio que no solo abarcó Summer sino que se extendió por el norte hasta Siria y los yacimientos metalúrgicos del río Tauro y por el este hasta el Elam.

Sargón fue un semita de origen humilde que por sus dotes militares y su capacidad de mando llegó a ser rey, fundando no solamente una nación poderosa sino una nueva dinastía que se extendería hasta su bisnieto Sharkalisharri. Se sabe que gobernó más de medio siglo y que al capturar la ciudad de Uruk, tomó prisionero a Lugalzegesi y lo colocó dentro de una jaula que expuso frente al templo del dios Enlil, en la ciudad de Nippur. Apoyado en la firme organización de su ejército, que en su momento llegó a contar con 5000 hombres bien armados y entrenados, obligó a los sumerios a pagar tributo a Akkad. Sin embargo, no destruyó su civilización sino que, por el contrario, la asimiló, respetando a sus dioses y sus costumbres así como también su lengua y su escritura, por entonces idioma universal utilizado para el comercio.

Sargón

Sargón anexó a su imperio a la ciudad de Asur, en Asiria, que hacía poco había sacudido el dominio de la ciudad de Mari, fundando un reino propio. A ella le siguió la propia Mari y el intento de someter a Ebla donde los acadios fueron detenidos y obligados a retirarse (no son muy firmas las versiones que sostienen que Sargón sometió todo Canaán y alcanzó las costas del Mediterráneo).

Sargón implantó un gobierno tiránico cuyas consecuencias fueron numerosas revueltas en el sur del país. Una de sus medidas más desafortunadas fue la de imponer el acadio como lengua oficial, lo que generó malestar y confusión en todo Summer así como también, reemplazar a los reyes de cada ciudad por feroces jefes militares que trataron a la población con extrema brutalidad.

Estallaron rebeliones en todo el sur y aunque las mismas fueron sofocadas, a punto estuvieron de acabar con el poder de Akkad.

Sargón falleció en el 2280 a.C. en pleno conflicto siendo sucedido por su hijo Rimush, quien debió sofocar de manera sangrienta los alzamientos de Ur, Umma y Lagash.

Asesinado en una conjura, Rimush fue sucedido por su hermano Manishutusu, que continuó la guerra contra los rebeldes y extendió los límites del imperio más allá del Elam. Sin embargo, el nuevo soberano también fue asesinado, siendo sucedido por su hijo Naram-Sin que debió hacer frente a una coalición de más de veinte soberanos rebeldes a quienes, sin embargo, derrotó en el campo de batalla.

Para mantener la paz interior, Naram-Sin emprendió exitosas campañas militares que lo llevaron a conquistar la ciudad siria de Aleppo y alcanzar por breve tiempo las márgenes del Indo. Sin embargo, las incursiones de pueblos bárbaros como los guti y los lullubi, lo obligaron a retroceder y fortificar esas fronteras y aplicar una política despótica que le hizo ganar gran impopularidad.

Imperio acadio

El imperio acadio llegó a su fin con Sharkalisharri, hijo de Naram-Sin y nieto de Sargón, quien debió luchar duramente para evitar la continua presión de los pueblos limítrofes. Su reinado se desmoronó cuando el gobernador Kuruk-In-Shusinak, gobernador de Elam, organizó una sublevación e invadió la Mesopotamia proclamándose rey de Awan. Eso debilitó notablemente el poder de los acadios. Sharkalisharri tuvo que enfrentar las incursiones de los pueblos nómadas amorritas a los que pese a haber derrotado en la batalla de Basar, lo mismo que a los guti, no pudo evitar otras filtraciones que con la irrupción gutea del 2230 a.C. puso fin al imperio edificado por su bisabuelo, doscientos años atrás.

 

Autor:    

Artículo: Acadios

Revisado por:

Modificado:

Editor: Fisicanet ®

Si has utilizado el contenido de esta página, por favor, no olvides citar la fuente "Fisicanet".

Por favor, “copia y pega” bien el siguiente enlace:

¡Gracias!

Logo de Fisicanet